jueves, 8 de marzo de 2012

CUENTOS DE CABALLOS


Éste es veloz, el caballo del granjero. Carlota la yegua, y Ronny, el potrillo, están en la cuadra.
Tienen su propio establo porque si no se pelean por la comida y se dan fuertes coces (patadones de caballos).
Los caballos llevan herraduras encima de los cascos, una capa dura y gruesa que les crece en los pies como si fueran uñas. Y las herraduras son como sus zapatos.
¡Qué pelo tan brillante y tan precioso tienen!
Es que los cepillan todos los días.
Tienen unas orejas muy divertidas. Cuando están tiesas quiere decir que están contentos.
Sin embargo, cuando tienen miedo, las echan hacia atrás.
Los caballos comen hierba que cortan con sus grandes dientes. Ronny, el potro, tiene sólo tres meses y aún mama.
A los caballos les encantan las caricias y el azúcar. ¡ Es que son muy golosos!
Y comilones. En el campo andan y se paran a cada rato para arrancar un bocado de hierba.
Para subirte a un caballo, tienes que poner un pie en el estribo y coger las riendas. Cuando ya estás arriba, colocas el otro pie en el otro estribo. ¡ Y a pasear!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites